CERCA DEL INFINITO: UNA LISTA DE RECUERDOS A ORILLAS DEL RÍO GUADALQUIVIR

redes

ON-LINE

UNA LISTA DE RECUERDOS A ORILLAS DEL RÍO GUADALQUIVIR

15 de junio de 2015

Este relato fue presentado a un concurso hace unos meses. Entre las normas estaban no pasarse de quinientas palabras y mencionar el río Guadalquivir, y esto es lo que surgió. Espero que os guste.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Corriendo entre los árboles. Así se encontraba el pequeño Fernando en aquel momento.
- ¡Corre, mamá! - gritó - ¡Ya lo veo!
Su madre, agotada por el calor y las prisas de su pequeño, alcanzó al fin su posición.
- Venga - le frotó cariñosamente el pelo, y le dió un pequeño toque en el hombro que indicaba que ya era libre.
A Fernando le encantaba salir de picnic. Su madre madrugaba para preparar tortilla de patata (su comida favorita) y algún que otro bocata.
Su padre se encargaba de guardar todo lo necesario para pasar un día que el pequeño niño sabía que sería inolvidable, y su hermana mayor, que trabajaba en un multiaventura divirtiendo a los niños que iban de excursión, era toda una experta en preparar mapas y juegos. Al final del día, completamente agotado, dormía como un angelito.
La primera pista. Eso es lo que había visto el pequeño niño. Un pañuelo rojo que colgaba de una rama. Su madre no le dejaba comenzar  las pruebas sin estar delante, por eso de que podía ser peligroso.
Y así, pista tras pista llegó la hora de comer, y más tarde, la de irse.
Fernando había recolectado todas las pistas y había ganado el nuevo álbum de cromos de su serie favorita. Ya montados en el coche lo exhibía con orgullo ante los ojos de su madre.
El vehículo se detuvo más adelante. La familia acostumbraba a tomarse un refresco o un helado a orillas del río Guadalquivir después de cada picnic, y esta vez no sería menos.
El río se veía especialmente bonito al anochecer, cuando sus aguas se teñían de un tono entre añíl y morado y la luna podía reflejarse con total nitidez.
- ¡Mira, mamá! - Fernando señalaba una de las páginas de su nuevo álbum.
Pero su madre ya estaba lejos, muy lejos. Recordando la primera vez que estuvo allí, el día en que su ahora marido, le había pedido que fuese su novia, y donde más tarde le propuso ser algo más.

Es por eso que ahora, con hijos, decidían ir cada quincena a completar poco a poco la lista de recuerdos a orillas del Guadalquivir.



¡ME SUSCRIBO! COTILLEA MI twitter GRANITOS DE ARENA