CERCA DEL INFINITO: MOVIMIENTOS LITERARIOS: MEDIEVAL (LOS ARTÍCULOS DE BIANCA #14)

redes

ON-LINE

MOVIMIENTOS LITERARIOS: MEDIEVAL (LOS ARTÍCULOS DE BIANCA #14)

25 de marzo de 2015

MOVIMIENTOS LITERARIOS: MEDIEVAL
 Ya hemos conocido en un artículo anterior el clasicismo. El siguiente movimiento literario en la línea del tiempo es el medieval, el cual se dio a partir del siglo V, desde la caída del Imperio Romano de Occidente, hasta finales del siglo XV con los inicios del Renacimiento, el descubrimiento de América y el cambio de la organización política a una Monarquía Absoluta. ¡Estamos hablando de un período de mil años! ¿Imaginas todo lo que ha ocurrido? ¡Cuán maravilloso es tener la posibilidad de conocer el pasado de la sociedad a través de la literatura!
Antes de empezar a hablar sobre lo que escribían los autores de la época, debemos instalarnos en la historia. Este movimiento surge en España, quien se encargaba de reconquistar los reinos musulmanes que estaban instalados en la Península Ibérica. Fue un período dónde la religión cristiana empezó a tomar mucha fuerza, al igual que el idioma español, y comenzó a extenderse. Regía el feudalismo, dónde los vasallos tenían un contrato de vasallaje con el señor feudal, dueño de las tierras y poseedor de una gran riqueza, que consistía en servir al señor feudal a cambio de protección. Dios era el centro de todas las decisiones, por lo tanto la influencia de la Iglesia era muy importante.

Podemos destacar dos divisiones dentro de la literatura medieval:
La primera, y la que menos nos interesa, es aquella encargada por los monjes, quienes estaban preparados intelectualmente para traducir obras antiguas al español. Se le llamo imitación y recreaban obras tradicionales.
La segunda es la literatura popular, con características muy particulares. Eran creadas para ser cantadas en forma de verso, ya que la mayor parte del pueblo era analfabeto y no podía gozar de lo escrito. Las personas que las transmitían se ganaban la vida entreteniendo a la gente con las obras y eran conocidos por el nombre juglares. Esto explica porque son muy pocas las obras que se han conservado hasta la actualidad. El anonimato era propio de esta transmisión, los autores no firmaban sus obras porque se consideraba que pertenecían a una colectividad y no buscaban diferenciarse de los demás.

¿Y sobre que hablaban estas obras? Pues un poco de todo lo comentado. Detallaban las batallas de los héroes, algunas de las cuáles estaban modificadas para aumentar la gloria del protagonista; y, cómo era de imaginar, hablaban de Dios. Algunos de ellos estaban mezclados con leyendas mitológicas, como serían los dragones de los cuales hablaremos más adelante.

¡Vaya! Pero qué libro de texto ha parecido por ahora este artículo, ¿no es cierto? Lo lamento, deseaba que tuvieran todos los detalles.

Hay tres obras que, en mi opinión, son fundamentales y nadie debería abstenerse del privilegio de poder leerlas:

- La primera de ellas: El cantar del Mio Cid, obra española que describe las hazañas de
Rodrigo Díaz de Vivar iniciando por su destierro por haber sido acusado de asesinato. Me fascina esta obra. Al leer sentía que era una de las personas que acompañaba a al Cid Campeador durante toda esta dura etapa. Podía sentir que era parte de esa realidad, las imágenes eran muy vívidas, e incluso sentía empatía. ¿Alguna vez tuvieron la sensación de formar parte de una historia? Porque en esta lo sentí como nunca, de pronto me encontraba en una España llena de valores bajo un régimen monárquico. Siempre he querido conocer el país, pero ese deseo aumentó enormemente después de esta historia.

- La segunda historia es El cantar de los nibelungos. Me fascina que combine los hechos históricos con leyendas, le da un toque realista y mágico a la vez. Cuenta la historia de Sigfrido, un cazador de dragones que se creía invencible por haber sido bañado en sangre de dragón y después consigue la mano de la princesa Krimilda que, por una serie de hechos, empieza una cadena de venganzas.

- La tercera y última historia “esencial” de este movimiento literario es El cantar de Roldan, de origen Francés. Narra la batalla de Roncesvalles. Tras siete años de cruzada, el Emperador Carlomagno ha conquistado España a los moros. Solo resiste Zaragoza, la ciudad del rey Marsilio. Roldán era el sobrino del Rey que es líder durante la cruzada y tras una sospechosa ofrenda de paz, su padrastro Ganelón cree que Roldán quiere matarlo y decide vengarse. Admito que mucho más no puedo decirles de esta obra ya que aún no la he leído, pero sí puedo decirles que es muy representativa de la época y por lo tanto, no deben dejar de leerla.

¡Qué forma de expresarse! ¡Qué interesante es la literatura medieval! ¿Y tú? ¿Aceptas el reto de leerla?



¡ME SUSCRIBO! SIGUE A BIANCA EN INSTAGRAM GRANITOS DE ARENA

6 comentarios:

  1. Prefiero otras expresiones de literatura medieval, porque personalmente la literatura épica no es algo que me guste mucho. Una entrada muy interesante.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja yo realmente odio este tipo de literatura porque todas las veces que he leído algo de esto (o la mayoría de los clásicos) ha sido estando obligada a ello y creo que por eso ni siquiera me planteé nunca la opción de llegar a disfrutarlos, aunque seguramente todo depende del contexto.

      ¡Un beso! ^^

      Eliminar
  2. Personalmente prefiero el Renacimiento, pero la literatura medieval también es preciosa y tiene algunas obras magníficas, recuerdo cuando en la universidad las teníamos que leer y al principio me parecían una total obligación, después las disfruté muchísimo. Sobre todo el cantar del mío cid, creo que es una de las mejores obras españolas y jamás se volverá a escribir nada parecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy enamorada del renacimiento como movimiento, aunque siempre he sido más de historia en cuanto a la antigüedad (puede que porque toda la literatura antigua que he leído ha sido por obligación). Quizás cuando deje de estudiar y lo tenga menos presente como "obligación" le de una oportunidad a alguna obra clásica sin planteármela como un tocho aburrido que TENGO que leer.

      ¡Un saludo, Carmen! :)

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Gracias por la pequeña clase de historia... ¡me encanta! :)
    Y definitivamente, me encanta la literatura medieval. Personalmente "El Cantar del Mio Cid" se me hizo algo lento, pero "La Celestina" me encantó.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja quizás tenga algo que ver que el Cid es más largo. Yo personalmente no he disfrutado de ninguno de los dos plenamente, aunque el Cid lo he leído dos veces, una de ellas en una adaptación que tenía varias secuencias en forma de cómic e hicieron que se me hiciera algo más ameno, pero eso de leer obligada creo que lo llevo muy mal.

      Eliminar